Me voy a comprar un perro.

D. Antonio Pozuelos J. de Cisneros  

 

Es posible, amable lector, que cuando acabe de leer este artículo y, si ya ha disfrutado o disfruta de la compañía de un perro, piense que se equivocó en casi todo, cuando decidió adquirirlo. No se preocupe, yo pienso igual después de haber enterrado muchos de estos amigos y lo que es peor, creo que siempre seguiré equivocándome. En España, hay un viejo refrán que dice: mal de muchos, consuelo de tontos. Sin menospreciar, en absoluto, su capacidad intelectual ni la mía, pienso que si a los humanos nos cuesta trabajo elegir a nuestra propia pareja... ¿Cómo no nos vamos a equivocar con nuestro perro?.

El problema es que antes de casarnos, intentamos conocer a nuestra futura "costilla" mediante el noviazgo y, aún así, muchas veces erramos. Para adquirir un perro, que será nuestro amigo durante varios años, nos fiamos del compañero, familiar, pajarero o peor aún, leemos toda una enciclopedia canina y llegamos a la conclusión de que todos los perros son buenos.

A usted, que ya tiene uno, debo decirle que no hay perro viejo para educar sino cachorro al que destrozar y al que esté pensando en adquirirlo, le diré que lea el artículo sin complejos ya que pertenece a una especie tan evolucionada que siempre será admirado por su futuro amigo.

¿Por qué quiere un perro? o dicho de otra forma, ¿para qué lo quiere?. En el artículo anterior decía que, también los humanos estamos sujetos a la Selección natural y el perro nos ayuda muchas veces a elevar nuestra aptitud sobre todo, en las funciones de supervivencia.

¡Yo soy muy gregario y necesito compañía!. ¡Cómprese un perro como el Boxer!. Si vive en un espacio de 60 metros cuadrados, tampoco le sirve esa raza sino otra que, a la vez de gregaria, no estorbe en su casa.

¡Tengo un problema de seguridad!. ¡No trate de solucionarlo con un amable Retriever!. Para su problema quizás un buen Pastor alemán sea la solución adecuada.

¡Soy minusválido o convivo con ellos!. El Retriever del caso anterior si es adecuado en esta ocasión.

¡Tengo poco carácter y no sé si me podré imponer a mi perro!. No adquiera un perro poco neoténico (1) como el Husky o Malamute.

¡Mi hogar está lleno de niños!. No se la juegue con un perro de raza tribal o expansiva que necesite competir por el liderazgo.

Condicionamientos vitales como los descritos, hay muchísimos pero, también las razas que se comercializan cuentan entre ellas, con la adecuada al suyo. Siempre existirá el perro que usted necesita sea de raza pura o cruce.

Cuando preconizamos el adquirir un pura raza no lo hacemos por elitismo o desprecio a los cruces. El factor importante que aporta el espécimen puro es que su conducta está mas estandarizada y la posibilidad de que se comporte como sus patrones filogenéticos mandan, es muy superior a la del mestizo. Otro de los factores importantes en el que debo hacer hincapié es el de nuestra formación cara a la educación y/o adiestramiento de nuestro amigo así como nuestra forma física, edad e incluso, sexo. Debemos ser conscientes de que nuestro perro, sea de la raza que fuere, está buscando en nosotros el líder o Humano Superalfa que le asegure su supervivencia y reproducción y, para demostrarle lo preparados que estamos para ser su señor feudal, debemos establecer un modelo jerárquico adecuado a su raza y carácter individual. Tengan en cuenta que es muy difícil "engañar" a un perro. Si queremos hecernos pasar por lo que no somos, nuestra conducta será detectada de inmediato por él y clasificada como deshonesta. Somos capaces de impresionar a un humano con una comunicación de farol pero nunca a un perro. ¡Ellos son maestros en señales interespecíficas!.

Es muy normal en mi consulta la queja de muchos dueños relativa a que su perro se va con cualquiera. El único problema aquí, es que ese perro no tiene dueño o simplemente, lo está buscando en otra persona. Casi siempre son ellos los que eligen dueño pero. ¿Cómo lo hacen?. Buscan entre la familia, al humano más dominante para que les ampare en su "feudo" y, aunque quieran a todos los componentes, el respeto absoluto lo mostrarán hacia el líder de la manada humana. Los machos presentan esta conducta de necesidad de líder con mucha más intensidad que las hembras. ¿Por qué?. Simplemente porque el macho es más competitivo y territorial que la hembra.

La siguiente pregunta obligada es: ¿Que hace que un individuo, de cualquier especie sea dominante?. Muchos etólogos como Wilson, Yasukawa, Arcesse, Hoberton, Cristol y Piper trabajaron duramente en la determinación del status individual hasta que Ketterson lanzó en 1979 los resultados: el factor más importante es el tamaño seguido de la edad, la familiaridad con la zona, el sexo y el nivel de Testosterona en sangre.

No nos extrañemos, por tanto, si nuestro perro elige como dueño y señor al humano macho más corpulento, adulto y con mayor nivel plasmático de Testosterona. No quiere decir esto que no quieran y admiren a los demás miembros familiares. En mi caso y, entre mis perros machos, la situación es algo así como la relación:

  • Mamá, comida y cariño
  • aniños, juego y diversión
  • Papa, trabajo y respeto

Parece que al estereotipar al humano dueño caemos en una corriente machista. Realmente es así pero no olvide el lector, que su perro no entiende de modas ni filosofías humanas. La Testosterona, como saben, es una hormona muy unida a las conductas competitivas, agresivas y de dominancia social humana. Ellos respetan a quién la contiene y casi siempre le temen cuando la reacción previsible, es de alta intensidad.

Cuando generalizo, no excluyo en absoluto a magníficas adiestradoras de corta edad, cuerpo ligero y poca Testosterona sino que expongo conceptos etológicos que, aunque se opongan a nuestras creencias, están presentes en los patrones de conducta de la especie canina.

Otra práctica importante, a la hora de adquirir un perro, es hacer una introspección de nuestra forma de vida. ¿Me gusta el campo?...¿Tengo poco o mucho tiempo para dedicar a mi perro?....¿Estoy dispuesto a sacrificar ese tiempo en su beneficio?. Piense el lector que una equivocación, a la hora de elegir raza o individuo, puede ser una fuente de conflictos que se prolongará durante toda la vida de nuestro amigo. Por el contario, una decisión correcta nos reportará muchos años de convivencia feliz entre ambas especies. ¿Dónde lo busco?.Mi consejo es que lo haga en criaderos serios donde pueda ver y juzgar el carácter y la morfología de los progenitores, sus pedigríes, sus cartillas de trabajo o cualquier dato que contribuya a conseguir un ejemplar sano de cuerpo y espíritu. Si puede, hágase acompañar por un veterinario y por un especialista en conducta. Estoy seguro de que, entre todos, elegirán al espécimen correcto. ¿Con qué edad lo compro?. La edad perfecta para separar a un cachorrito de su madre, ronda los tres meses y medio y depende, en mayor medida de que haya superado el Imprinting y periodo de socialización (2). A esa edad ya veremos un retrato de su futuro carácter y un boceto de su morfología. Piense que un perro, aunque sea feo, si su carácter es bueno será un excelente compañero pero, si es guapo y con una tara psíquica tendremos en él una fuente de conflictos.

Si el perro nace en casa podremos estimular su desarrollo psicofísico mediante el estudio de sus periodos vitales y de las manipulaciones adecuadas. Es muy gratificante ver crecer en armonía un cachorrito hijo de nuestra perra. Podremos actuar sobre él como si de un hijo se tratara, aumentaremos sus condiciones intelectuales, nivel de instintos y patrones ontogénicos de conducta. Por su parte, él no entenderá otra clase de vida que la que usted le enseña.

En el siguiente artículo, veremos como desarrollamos este programa que empieza en el periodo neonatal y acaba cuando nuestro perro no necesita más que mirar nuestra cara para saber lo que queremos de él.

Ahora pregunto yo. ¿Está usted dispuesto?. Si es así...¡Vamos a criarlo!.

(1). La Neotenia es un retraso en el desarrollo psicomorfológico de una raza que hace que sus individuos mantengan caracteres juveniles en la edad adulta del animal. Está en relación directa al periodo de domesticación de esa raza. Así, un Pastor alemán seguirá siendo un cachorro juguetón hasta que muera mientras un ejemplar de razas nórdicas, se asemejará más al lobo en sus comportamientos.

(2). El Imprinting o Impronta es la primera y más duradera forma de aprendizaje. Hace que un animal se identifique como miembro de una especie. El periodo crítico o sensible se produce entre las ocho y doce semanas de vida.

 

 

D. Antonio Pozuelos J. de Cisneros