Autocrítica al mundo canino: Adiestramiento en positivo versus Adiestramiento tradicional.

Cesar Guzmán  

 

Como muchos de vosotros ya sabréis, ésta es una cuestión controvertida que va arrastrándose por foros y diversos artículos, en los que no hacen más que tirarse los trastos a la cabeza unos a otros y no consigue más que crear confusión en cualquier profano en la materia, es por eso que me he decidido a escribir éste artículo, con el único objetivo de intentar disolver este enredo y que cualquier persona sea capaz de comprender esta cuestión y decidir qué le parece más correcto.

Para lograr este objetivo se me hace imprescindible introduciros muy levemente en cuestiones de condicionamiento animal. Hemos de saber que en condicionamiento hay dos procedimientos básicos: el condicionamiento pavloviano y el condicionamiento instrumental y que estos procedimientos se ven afectados por los instintos y pautas naturales de comportamiento de la especie a que se apliquen.

 

El Condicionamiento Pavloviano, se centra en la asociación entre estímulos y lo que éstos predicen, siempre independientemente de la conducta del animal. En este tipo de condicionamiento existen dos elementos los estímulos y las respuestas: El estimulo condicionado (EC) es en un principio neutro, y carece por lo tanto de fuerza para provocar ninguna respuesta por parte del animal; el estímulo incondicionado (EI) por contra es un estímulo biológicamente poderoso capaz de provocar por si sólo una reacción refleja en el animal. De modo que estos dos tipos de estímulos se asocian repetidas veces hasta que el (EC) adquiera fuerza y sea capaz de provocar por si sólo una respuesta en el animal. Según el tipo de EI que utilicemos: agradable o desagradable, conseguiremos convertir al (EC) en excitatorio apetitivo o excitatorio aversivo de la conducta. Por otra parte también podemos realizar asociaciones de modo que el (EC) lo que anuncie sea la ausencia del (EI), entonces hablaríamos de extinción o inhibición condicionada. Por otro lado teníamos las respuestas: La respuesta condicionada (RC) es aquella que al final del condicionamiento es provocada únicamente por el (EC) cuando ya ha adquirido fuerza. La respuesta incondicionada (RI) es la respuesta refleja provocada por el (EI). condicionamiento PavlovianoPor ejemplo, en nuestra vida cotidiana hemos podido comprobar cómo nuestro perro al vernos coger la correa se excita porque sabe que va a salir a la calle, esto se debe a que al principio se produjo un condicionamiento del tipo pavloviano: La correa es el (EC), ya que al principio es un estímulo biológicamente neutro, sin significado alguno para el perro e incapaz de provocar ninguna reacción en él. El hecho de salir a la calle a pasear, jugar...etc es el (EI) ya que provoca en él un estado de excitación y alegría que no controla, lo que a su vez sería la (RI). Una vez se han producido el número suficiente de emparejamientos correa-salir a la calle, el hecho de coger la correa (EC) provoca por si sólo la (RC), se excita, se pone contento se va hacia la puerta de la calle...Es decir, la correa ha adquirido una fuerza de la que carecía al principio por un procedimiento pavloviano pues esto se suele producir de forma aleatoria, independientemente de lo que el perro hace cuando cogemos la correa. ( * si el aprendizaje se produjo de alguna forma en la que el animal ha comprobado que haciendo algo cogemos la correa y lo sacamos, estaríamos hablando de un procedimiento instrumental, no obstante, bajo cualquier proceso de aprendizaje instrumental subyace uno pavloviano) .

 

El Condicionamiento Instrumental, se centra en el aprendizaje de respuestas. El animal aprende cómo su conducta,... las respuestas que da, afectan al entorno,... a como se le presentan los estímulos, es decir, aprende sobre las consecuencias de su conducta. Básicamente en éste tipo de procedimiento podemos encontrar los siguientes supuestos:

condicionamiento instrumentalSi como resultado de la respuesta del animal se produce una consecuencia apetitiva o agradable hablaríamos de entrenamiento de recompensa o refuerzo positivo.

Si como resultado de la respuesta se evita o interrumpe una consecuencia esperada apetitiva o agradable hablaríamos de entrenamiento de omisión o castigo negativo.

Si como resultado de la respuesta se produce una consecuencia aversiva o desagradable hablaríamos de entrenamiento de castigo o castigo positivo.

Si como consecuencia de la respuesta se evita o interrumpe una consecuencia esperada aversiva o desagradable hablaremos de entrenamiento de evitación / escape o refuerzo negativo.

Respecto al procedimiento instrumental resaltaremos que tanto en el entrenamiento de recompensa como en el de evitación o escape, se fomenta o refuerza la conducta, mientras que el entrenamiento de castigo y el de omisión la extinguen o la inhiben. Cabe aclarar por la fácil inducción al error, que los refuerzos o los castigos se denominan positivos o negativos en función de que se añada o se quite algo en el proceso de condicionamiento. Por ejemplo si estamos reforzando una conducta y añadimos una golosina tras la respuesta del perro lo llamaríamos refuerzo positivo; En cambio sería negativo si al realizar el perro la respuesta deseada retiráramos o finalizáramos un estímulo aversivo o desagradable para él. Igualmente si estuviéramos castigando una conducta, diríamos que hemos aplicado un castigo positivo cuando a la respuesta del perro le añadimos un estímulo desagradable; en cambio si eliminamos o quitamos algo que le gusta tras la respuesta indeseada estaríamos ante un castigo negativo.........no nos hemos de confundir con los términos positivo o negativo es sólo cuestión de si añadimos o quitamos, nada tiene que ver con las consecuencias para el animal.

 

En otro orden, hablando de comportamiento animal, hemos de conocer que los animales en su comportamiento cotidiano,..... A la hora de tomar decisiones disponen de dos "bibliotecas" de conocimiento fundamentales:

Una de ellas la instintiva, grabada en su código genético desde que nacen y que les indica cómo actuar en una situación determinada sin tener que pasar por un proceso de aprendizaje. Uno o varios estímulos desencadenantes ponen en funcionamiento ésta "biblioteca histórica" impulsándolos a actuar según les dicta. Hay que valorar que no todas las razas o individuos tienen la misma cantidad de información en todas las materias, aunque sí una información básica de cada una de ellas. Es por ello que podemos encontrar individuos con distintos niveles de instintividad en las distintas materias,.....unos muy buenos en la caza y otros no tanto, unos muy buenos otorgando cuidados parentales y otros no tanto....etc. La adquisición de información para ésta biblioteca es un proceso largo y lento, que se realiza a través de generaciones y generaciones grabando en el código genético aquellas conductas que se muestran adaptativas a lo largo de los años.

La otra "biblioteca" de la que disponen es la del aprendizaje. Ésta a diferencia de la anterior está vacía al nacer y cada individuo la va rellenando de información con las experiencias que va acumulando a lo largo de su vida. Cuando entrenamos o adiestramos a un animal estamos introduciendo información en ésta base de datos, a la vez que encauzamos los instintos naturales del animal, todo con la intención de favorecer las conductas o respuestas que esperamos de ellos.

La Información que poseen los animales en estas dos "bibliotecas" de conocimiento no se puede eliminar, lo único que podemos hacer es manipularla de forma que favorezca nuestros intereses.

No es posible eliminar los instintos de un perro, pero son flexibles y podemos maximizarlos o inhibirlos hasta cierto punto, es decir,.....seguirán estando ahí pero se manifestarán en mayor o menor grado. Hemos de canalizarlos de forma que favorezcan el aprendizaje que pretendemos de nuestro perro, ya que pretender condicionar al animal en contra de lo que le dictan éstos resultaría difícil.

No es posible eliminar la información que han adquirido mediante la experiencia, pero es posible y lícito añadir información que la contradiga, para favorecer un cambio de conducta.

En unos casos los animales son inducidos a actuar de manera impulsiva por los instintos cuando son desencadenados por un estímulo determinado, y ésta actuación se ve modificada en mayor o menor grado por su "biblioteca" de experiencias adquiridas a lo largo de su vida. En otros casos, en los que no poseen información a nivel instintivo, se guiarán únicamente por la experiencia propia adquirida en situaciones similares.

Podríamos decir que generalmente los animales actúan de forma natural de acuerdo a sus instintos, y teniendo en cuenta la información adquirida por la experiencia individual, valoran y deciden lo adaptativa que es una conducta mediante una simple balanza de costes/beneficios,... las consecuencias positivas o negativas de haber realizado una determinada acción son puestas en balanza y según el resultado obtenido, así deciden actuar en futuras situaciones similares, tendiendo siempre a realizar aquello que les resulta más beneficioso, bien porque consiguen algo positivo, bien porque evitan algo negativo. Ante una disyuntiva en la que pueda dar varias respuestas, escogerán aquella respuesta que a tenor de sus instintos y del aprendizaje previo, resultará más adaptativa. Podemos afirmar que el reino animal,... las especies,... se mueven y evolucionan generalmente por el egoísmo propio de cada individuo,.....el altruismo en el reino animal no existe, pero este sería tema para otro capítulo.

Básicamente estas son las herramientas junto al conocimiento instintivo del perro y a la etología canina con las que debemos contar a la hora de entrenar a un perro o corregir problemas de conducta. Pues bien entrando en materia sobre el tema que nos ocupa voy a exponeros de forma simple y básica como trabajan y que conceptos y procedimientos usa cada una de las vertientes de este conflicto.

 

EL ADIESTRAMIENTO EN POSITIVO

El adiestramiento en positivo, tiene sus bases en los principios del condicionamiento instrumental desarrollados por B. F. Skinner. Aunque mucha gente tiene la percepción de que es un procedimiento distinto o novedoso, no lo es. Sus bases estrictamente científicas nacieron a la vez que las del adiestramiento tradicional, ya que son las mismas que os he expuesto anteriormente, lo único es que se decantan por un tipo de entrenamiento en ausencia de cualquier tipo de castigo o elemento aversivo. Por tanto descartan dentro de los procedimientos pavloviano e instrumental aquellas partes que proponen como método de condicionamiento la aplicación de cualquier tipo de castigo o estímulo aversivo. Empezó a tener difusión a partir de los años 90 y los primeros que quisieron comercializar con este concepto fueron Keler y Marian Breland, que en 1942 crearon la empresa "Animal Behavoir Enterprise" con la intención de adiestrar perros para exhibiciones. Esta idea se vio avocada al fracaso debido en parte a la popularidad de la que gozaba el adiestramiento tradicional en aquel momento, por lo que se dedicaron a adiestrar a otro tipo de animales para tales fines.

El adiestramiento en positivo usa esencialmente el procedimiento de recompensa descrito anteriormente, también llamado refuerzo positivo, es decir, tras una determinada respuesta del perro se aplica una consecuencia apetitiva o agradable para reforzar dicha conducta. Por otra parte se suele indicar cuando una respuesta es errónea o equivocada mediante alguna señal, pero evitando a toda costa cualquier sistema de represión física. De esta forma se intenta conducir al perro hacia las conductas deseables sin la aplicación de castigo alguno.

Una forma de practicar el adiestramiento en positivo es con el uso del clicker, que no es más que una cajita con un pulsador metálico que emite un sonido muy peculiar, e indica al perro el momento justo en el que ha realizado la acción correcta que va a ser recompensada. Ya lo utilizaron los Breland, pero fue popularizado por la bióloga Karen Pryor.

VENTAJAS E INCONVENIENTES DEL ADIESTRAMIENTO EN POSITIVO.

- La adquisición de aprendizaje es rápida.

- Se puede emplear con cualquier perro a cualquier edad.

- La emoción que subyace y promueve la conducta es de una expectativa positiva, por lo que es fácil conseguir una alta atención y motivación en el perro a la hora de trabajar.

- Podemos trabajar desde el principio sin ningún tipo de correa o collares de represión.

- Su práctica es muy agradable para ambos y apta para cualquier persona, ya que no entraña dificultad alguna, ni requiere excesivos conocimientos, sólo requiere constancia y paciencia.

- Se le pueden enseñar ejercicios complejos al perro con cierta facilidad.

- A corto y largo plazo puede ser un método bastante eficiente con determinadas razas o individuos.

- En determinadas situaciones al perro le motivará más,.... le interesarán más otros estímulos presentes en el contexto, por lo que dejará de obedecer, siendo muy difícil, a veces imposible, mejorar o corregir éste tipo de situaciones únicamente con el adiestramiento en positivo. Perros con una instintividad alta, tozudos, dominantes...etc. tendrán frecuentes errores si se trabajan sólo en positivo, ya que habrá muchos estímulos que le interesen más que lo que nosotros le ofrecemos.

- En la corrección de problemas de conducta serios o difíciles se muestra con frecuencia como un procedimiento incompetente o al menos insuficiente, requiriendo de largos procesos de trabajo para conseguir resultados notables, que por otra parte no suelen mantenerse. El adiestramiento en positivo lo que hace es intentar ofrecer al perro una alternativa más interesante que la que queremos que abandone, pero la opción indeseada sigue estando ahí sin apenas nada que evite que el perro repita o realice ambas, por lo que antes o después recaerá, especialmente si la nueva alternativa deja de ser reforzada. Por desgracia para esta corriente, los perros no actúan nunca con la intención de agradar a sus dueños, si alguna vez lo parece es porque esperan algún beneficio físico o psicológico a cambio, por lo que, en general no suele bastar con indicarles que no nos gusta que hagan algo para que dejen de hacerlo: el perro aprende y es consciente de que no nos agrada que haga eso, pero mientras siga beneficiándose de algún modo al realizar esa conducta seguirá realizándola.

- Aunque podemos utilizarlo con cualquier perro, no siempre es el que más se adapta a las necesidades de los perros y sus dueños. Un perro dominante o agresivo con los miembros de su familia, personas u otros animales no se puede jerarquizar o intentar mejorar el problema usando sólo el adiestramiento en positivo. Se podría trabajar a nivel de prevención detectando el problema a tiempo, pero si el problema ya está en marcha no resulta útil.

- La etología canina es una ciencia vigente y actual que nos explica como resuelven los animales sus problemas de supervivencia y reproducción, esto nos ayuda a entender las causas e instintos subyacentes a una conducta concreta y determinar así el mejor remedio al problema. Es por esto, que no les ayuda en nada a los seguidores más radicales de esta corriente, sobre todo en cuanto a credibilidad, negar o tachar de anticuados y retrógrados los conceptos de sus teorías científicas. Es un hecho demostrado que intentar condicionar a un animal en contra de sus instintos naturales o patrones de conducta grabados en su código genético resulta complicado, al igual que hacerlo a favor facilita el aprendizaje y el condicionamiento. ( Hace tiempo leí un artículo de alguien que se hace llamar adiestrador profesional que refleja de forma fiel el perfil de radical del adiestramiento en positivo....haciendo demagogia barata para intentar convencer al personal de que el método del adiestramiento en positivo es la panacea a todos los problemas del mundo canino y que le debían dar a él o alguno de sus allegados un programa televisivo de educación canina, en vez de ofrecer el de un tal César Millán y todo porque sus procedimientos no se adecuan al sistema que él utiliza y no sabe que decirles a sus clientes cuando le preguntan sobre algún tema de este programa --- ésta es la impresión que me dio tras leer un penoso artículo... vergonzoso que alguien que se cataloga como educador o adiestrador y se escuda en la experiencia... quizás debería no ser tan cerrado y formarse mejor ...se atreva a tildar de obsoleto el concepto de jerarquía, o el de líder de la manada...bla...bla...bla......que es un concepto que permanece vigente en la etología canina aplicada actual, basada en estudios actuales y en perros urbanitas y familiares. Se atreve a hablar de maltrato animal...cuando es el perro el maltrata a sus dueños y , el que utiliza la agresividad, mientras el conductista lo único que hace es mostrarle al perro de forma sencilla y en la proporción adecuada, que la actitud agresiva que mantiene no es adaptativa...no va a darle resultado....así que es mejor que la abandone;.......En muchos casos estos problemas se generan porque sus dueños lo han humanizado y lo tienen como un rey.....como si fuera un niño......jamás le han puesto un límite o le han castigado de forma alguna esa u otras conductas.......paradójicamente esto se parece mucho a lo que el autor de dicho artículo predica como filosofía educativa para un perro. .........Aunque en algunas partes del artículo encontré argumentos con los que puedo estar más o menos de acuerdo en líneas generales se le podía refutar cada párrafo por demagogo. Seguramente en el futuro cuando consiga su programa televisivo, ...nos intentará convencer de las bondades del positivismo realizando espectáculos circenses con su perro de raza collie o similar, pero será incapaz de mostrar como soluciona problemas de conducta serios, de jerarquía, dominancia o agresividad de particulares. .........En otros artículos he llegado a leer frases textuales como "Nunca dejes a tu perro con un collar de ahorque, uno de púas o uno de impulsos, si es que no lo estás supervisando. Estos collares podrían causar daños serios, e incluso la muerte, a un perro sin supervisión ".......o también le podía caer un rayo, no??...jamás en mi vida he sabido de perro alguno que le haya sucedido algo similar por haber llevado uno de estos collares.......en fin....son éste tipo de personas con afán de notoriedad en un bando y en otro las que ayudan a crear confusión y mantener el conflicto.)

- A veces da la impresión de que intentan métodos muy rebuscados para solucionar un problema con tal de evitar usar castigo alguno, claro que solucionar un problema de conducta con una sola herramienta les complica el trabajo; es como si utilizo un destornillador para arreglarlo todo, .....Cuando tengo que apretar una tuerca se me complica y no es eficaz, sería más sencillo y obtendría mejores resultados si pudiera utilizar una llave inglesa, no?. En ciencia,....la teoría más simple suele ser la acertada.

- Es frecuente encontrar gente adscrita al adiestramiento en positivo, que tienen enormes reparos para aplicar un pequeño castigo a un perro para corregir una conducta, pero luego no muestran la constancia necesaria para logra el objetivo con su método, ni piedad alguna con el animal a la hora de mandar castrarlo, sacrificarlo o deshacerse de él porque no consiguen corregir el comportamiento que les molesta....una actitud contradictoria y Vergonzosa........se libran de la culpa alegando que no tiene remedio......cuando no es cierto y lo que es peor, se atreven a juzgar como maltratadores de animales a los que utilizan el castigo de forma adecuada, justa y coherente en un proceso de condicionamiento.

- Las prisa, la falta de tiempo y la economía que rige la vida humana en la actualidad, hace que las personas que tienen un problema serio con su perro y necesitan solucionarlo rápidamente valoren más frecuentemente la eficacia de un castigo bien aplicado, que el trabajo del adiestramiento en positivo que resultaría más lento requiriendo más sesiones y de dudosos resultados en muchas ocasiones. Cuando alguien te llama y te dice que su perro no para de ladrar y los vecinos los han denunciado y se van a tener que marchar por éste problema, es más ético y fácil llegar y enseñarle al dueño a aplicar un castigo adecuado para esa conducta, ...adecuado a la sensibilidad de ese perro y a esa situación concreta, con lo que se inhibe el ladrido rápidamente...una vez controlado el problema más serio.....habría que valorar si hay un problema subyacente susceptible de ser tratado; ......En muchas situaciones de la vida real, con los problemas cotidianos de los propietarios el adiestramiento en positivo se muestra muy poco flexible o adaptable si quieres conseguir resultados de forma rápida y eficaz.

- Se les acusa de crear al perro una dependencia crónica de la recompensa, argumento que en el peor de los casos es un mal menor.

- Presentan una tendencia al antropomorfismo y la humanización excesiva del perro, algo con lo que no le hacen ningún favor ni al perro ni a sus dueños. La mejor manera de respetar a un perro es valorándolo por lo que es: un perro, con sus virtudes y defectos, no queriendo cambiarlo o atribuyéndole cualidades que no poseen para que se parezcan a nosotros.

- Al excluir cualquier tipo de castigo o represión en el adiestramiento, educación o la vida cotidiana del perro están pasando por alto una parte importante de las pautas de comportamiento y comunicación naturales de ésta especie, que habitualmente se relaciona y se comunica mediante estos procedimientos, así que el perro se desarrolla en contra de los principios de su propia naturaleza, en una burbuja irreal, ....generadora a medio y largo plazo de problemas de conducta relacionados con la jerarquización, con la incapacidad para afrontar frustraciones, ansiedad por separación...entre otras.

- Se les ha acusado de haber pretendido ser adiestradores profesionales y haberse quedado sólo en educadores caninos ante la falta de capacidad para aplicar correctamente todos los procedimientos de condicionamiento, la falta de capacidad para interpretar el mundo instintivo, emocional y comportamental del perro en las diferentes categorías y especialidades de adiestramiento, optando por quedarse en una posición fácil de practicar y defender ante la opinión pública.

 

 

EL ADIESTRAMIENTO TRADICIONAL.

El adiestramiento canino tradicional tiene su origen en el adiestramiento de perros para labores militares durante la primera guerra mundial. Tras la segunda guerra mundial, su uso se extendió al entorno civil por su eficacia en la ejecución de los ejercicios de obediencia, convirtiéndose en el método más popular para adiestrar o educar a un perro.

Se cree que el padre de esta técnica es el coronel Konrad Most. Aunque el impulso mayor a esta metodología llegó a través de un Best Seller publicado por William R. Koehler en 1974 "The Koehler Method of Dog Training". Esta metodología de adiestramiento se desarrolló empíricamente, sin las bases científicas que actualmente rigen el condicionamiento y adiestramiento animal. No obstante la metodología de Konrad Most puede ser explicada y se adecua a los principios del condicionamiento instrumental a pesar de que cuando él desarrollo sus teorías, éste aún no existía como procedimiento científico.

Formalmente la metodología del adiestramiento tradicional se basa en el modelado o manipulación física del perro para conseguir lo que se pretende de él y las técnicas frecuentemente usadas por el condicionamiento instrumental descritas anteriormente son las de castigo y evitación o escape. El entrenamiento se centra en corregir de forma coercitiva las respuestas incorrectas o inadecuadas del perro, que deberá realizar los ejercicios que se le piden o abandonar las conductas incorrectas a cambio de evitar las correcciones. No obstante hay que decir que en la actualidad ha evolucionado mucho moderando su metodología y sistemática.

 

VENTAJAS E INCONVENIENTES DEL ADIESTRAMIENTO TRADICIONAL.

- Permite conseguir un alto grado en obediencia incluso en perros que pierden el interés fácilmente por las recompensas o motivadores.

- El aprendizaje es rápido y se consigue un alto grado de control desde el principio.

- A corto y largo plazo es un método muy eficiente para algunas razas o individuos.

- Es muy adaptable y flexible para solucionar problemas de conducta en situaciones reales en las que se precisa un alto grado de eficacia y rapidez, siempre que no se caiga en el error de no afrontar las causas reales que provocan la conducta del animal, ya que podríamos correr el riesgo de camuflar el problema subyacente que antes o después aparecería por otro lado.

- La etología canina normalmente juega a su favor, especialmente en temas relacionados a la dominancia y agresividad del perro.

- Disponen de una gama más amplia de procedimientos para trabajar, ya que no se cierran al uso de ninguna metodología, aunque a menudo tienen una tendencia excesiva al uso de métodos coercitivos.

- Parece que en los últimos tiempos se ha producido una evolución moderando y flexibilizando su metodología para hacerla más comercial o acorde a los tiempos que corren. No obstante muchos seguidores de esta corriente pretenden trabajar con particulares resolviendo problemas de conducta u obediencia usando la misma sistemática y metodología que utilizan para preparar perros para pruebas deportivas de trabajo en una pista y eso es un gran error......ni el contexto es el mismo, ni los problemas que te plantean, ni los perros son de trabajo, ni los guías o dueños del perro están preparados...etc.

- En determinadas fases del trabajo, la emoción que subyace y promueve la conducta es una emoción negativa, de susto o miedo por no querer recibir el castigo si no da la respuesta adecuada. No obstante es una situación pasajera que aminora conforme el animal va teniendo claro que puede evitar las correcciones siempre.

- Hay que esforzarse en mantener una motivación positiva por parte del perro, que encuentra la mayor parte de su motivación en el alivio que siente al evitar las correcciones.

 

 

UNA VISIÓN PERSONAL:

Desde mi punto de vista irse a los extremos no es lo más adecuado en ninguna faceta de la vida, en las posiciones moderadas encontramos la solución más fiable y adecuada a la mayoría de los problemas y este no me parece un caso distinto. No obstante, todos los adiestradores que pretenden calificarse como profesionales se mantienen en una metodología moderada multidisciplinar.

Lo más correcto será siempre enseñar al perro lo que pretendemos de él buscando el mayor grado de motivación, mediante el uso de felicitaciones, juego, golosinas, motivadores...etc........ y una vez hemos conseguido esto hacerlo pasar por una fase de obligación en la que deberá cumplir con todo lo aprendido a cambio de nada y se le corregirán en la medida y forma correcta, adecuándose a la sensibilidad del animal los errores que cometa. En una etapa final volveríamos a introducir los premios y motivadores,... consiguiendo en conjunto un perro que funciona muy motivado porque sabe que puede conseguir cosas positivas, pero que es consciente de la obligatoriedad, ya que si no realiza los ejercicios será obligado a ello.... Éste es un perfil simple de la metodología de trabajo profesional moderada, que es susceptible y debe adaptarse a las necesidades de cada perro en particular y con el que se obtendrá el mejor resultado posible, ya que se cubren las lagunas dejadas por el extremismo de ambas metodologías.

Bajo mi punto de vista, la parte más importante en el mundo del adiestramiento canino, no es donde se ubiquen metodológicamente los adiestradores dentro de este panorama, los extremos o el centro me dan igual, lo que realmente importa aparte de la formación y la capacidad, es la ética y la honestidad del profesional, que frecuentemente deja mucho que desear:

Cuando a un adiestrador se le presenta un perro con unos problemas de conducta y/o obediencia, lo único ético y honesto es que en el proceso de trabajo con el perro se preocupe de exponerle al dueño las causas, los errores cometidos, todas las opciones de las que dispone para afrontar el problema, y se ocupe de capacitarlo en el manejo del perro, en el uso de todos los procedimientos de condicionamiento y le aporte los conocimientos necesarios sobre etología canina....etc. ... todo esto encaminado a lograr una resolución satisfactoria y a conseguir un dueño bien formado que no permita por error u omisión que el paso del tiempo estropee el trabajo realizado y por el que está pagando una cantidad considerable de dinero.

 

Cualquier actuación que se aparte en exceso de estas directrices muestra o bien una profunda ignorancia e incapacidad o una gran falta de ética, honestidad y profesionalidad. Podemos encontrar este tipo de situaciones en los dos extremos metodológicos:

Adolece de la misma falta de ética pretender conseguirlo todo de un perro mediante el castigo, sin tener en cuenta la raza, el carácter, la sensibilidad del animal o el problema que te plantean que cobrarle a alguien a sabiendas de que a ese perro concreto nunca y en algunos casos a ninguno, se le corregirá una conducta determinada sólo con unas salchichas y un mordedor.

Me resulta cuanto menos curioso ver y leer a los adiestradores adscritos al positivismo difundiendo las bondades de esta corriente y lo adecuada que es para cualquier tipo de raza, pero ellos poseen, trabajan o hacen espectáculos para convencernos de ello con ciertas razas en particular....golden retriever,....collies.... y similares, que se adecuan muy bien a su metodología de trabajo por su carácter, inteligencia, docilidad y facilidad de manejo. De forma análoga podemos ver a adiestradores tradicionales utilizando en el mismo sentido otras razas en sus líneas de trabajo, como pastor alemán, malinois, rottweilers...que igualmente se adecuan mejor a la metodología de trabajo tradicional. Me parece una actitud poco honesta y un tanto demagógica, que se aprovecha de la falta de información y la ignorancia que impera entre la mayoría del público sobre el mundo canino para llevarlos a un terreno u otro.

Es esclarecedor cuando llamas a un adiestrador e independientemente del problema que le planteas te suelta una frase del tipo.... "nosotros no utilizamos collares de púas, ni impulsos, ni nada de eso...",...oiga usted.....quizás precisamente eso es lo más adecuado para mi caso, no?, ......." déjamelo dos meses y te lo devuelvo adiestrado”,...."yo trabajo sólo con el perro"........ Oiga usted, me gustaría saber lo que hace con mi perro,...me gustaría aprender.......sino..., ¿cómo me va a obedecer a mí, que soy su dueño?, ¿cómo se mantendrá ese trabajo? ....etc.

 

Para concluir éste artículo me gustaría aconsejaros sobre la elección de profe para vuestro perro,...debéis saber que como en cualquier otra profesión hay muchos "piratas" a los que sólo les importa cobrar y no se implican lo más mínimo, no obstante podréis encontrar, y cada vez más, debido a la apertura y expansión que domina actualmente el mundo canino, excelentes profesionales adscritos a esta u aquella metodología; Pero como dije antes, lo fundamental es más que nada la ética, la honestidad y la profesionalidad que desarrollen en su actividad, es por ello que deberéis centraros en buscar precisamente eso...Ética, Honestidad y Profesionalidad....

Buena Suerte..!!

 

Un Cordial Saludo.