Fundamentos de la etologia moderna.

D. Antonio Pozuelos J. de Cisneros  

 

Desde que comencé, hace años, la ardua tarea de escribir sobre Etología aplicada a los cánidos, muchos de ustedes me han preguntado sobre la base de esta ciencia, si es ciencia pura la Etología canina, si se estudia en la Universidad o se coge un poco de aquí y otro de allá.

Pues bien, debo decirles que la Etología es una ciencia pura que se imparte en la Universidad y se perfila como una especialización de la Zoología, Biología, Sicología o Veterinaria pero, eso no quiere decir que todos los Biólogos o Veterinarios la hayan estudiado ya que no en todas las universidades españolas se imparte como asignatura troncal, optativa o de libre configuración.

La Etología canina, por otro lado, no es más que una especialización de la Etología aplicada a animales en cautiverio.

últimamente se ha puesto de moda esta ciencia hasta tal punto que muchos adiestradores han cambiado su apelativo para adoptar el de "modificadores de conducta" o "etólogos".

Mis alumnos del curso on line, se sorprenden cuando les obligo a estudiar 24 temas de Etología -en los que la palabra "perro" no aparece por ningún lado- antes de introducirlos en Canina, adiestramiento científico, cría, selección, adiestramiento práctico o terapias de conductas anómalas.

El hacer lo contrario sería como tratar de formar traumatólogos sin tener conocimientos de medicina general. El perro debe ser estudiado como especie y para ello, antes debemos tener claro cual es el funcionamiento conductual de los organismos vivos, su adaptación al medio, la evolución, la selección natural, sus factores de supervivencia, sus estrategias alternativas y un largo etc que conforma básicamente el programa de la Etología.

Quiero, en este artículo, hacer una breve reseña de cómo apareció esta ciencia y cómo es en la actualidad.

En el pensamiento humano, y en palabras del propio Séneca, los animales actuaban irracionalmente y sin reflexión. Fue Aristóteles en su obra Historiae Animalium, el primero que comparó al Hombre con ellos situándolo en el más alto nivel de la Scala Naturae.

San Alberto Magno y Santo Tomás de Aquino, animados por las necesidades de las corrientes teológicas en curso, eliminaron al hombre de la escala aristoteliana ya, que para ellos, el animal era arrastrado en su actuación, por un ciego instinto natural.

Así pues, hasta 1859, se hace depender la conducta de dos conceptos mutuamente excluyentes; el instinto y la razón.

El precursor más importante de la Etología fue Charles Robert Darwin (1809-1882) quién en su libro El origen de las Especies, dedicó un importante capítulo al tema de los instintos naturales aplicando su teoría de la Selección natural como lo había hecho anteriormente con las mutaciones físicas.

La Etología nace como Biología del comportamiento y pronto adquiere la visión unitaria de algunas escuelas de sicología. Surgen dos criterios acerca de la conducta y de los fenómenos asociados a ella. Por una parte la concepción mecanicista intenta explicar el comportamiento mediante las leyes básicas de la Mecánica a tenor de las ideas de René Descartes.

Así, Jacques Loeb formula en 1918 la Teoría de los tropismos consolidando, de esta forma, la Escuela Reflexológica que explica la conducta por medio de los reflejos condicionados e incondicionados. Esta escuela llega a contar con representantes tan prestigiosos como Ivan Petrovich Paulov o Vladimir Mijailovich Bechterev. Según sus teorías, las secuencias más complejas del comportamiento animal se reducen a reflejos sucesivos.

En Estados Unidos se sigue la misma corriente y aparecen los Behavioristas, discípulos de Watson, quienes aseguran que el animal es un mero ejecutor de respuestas a estímulos externos olvidando, de esta forma, la espontaneidad de muchos de sus actos. Sus descendientes se forman como psicólogos experimentales.

La segunda corriente o escuela, fundamentalmente europea, se funda a final de la década de los treinta por el austriaco Konrad Lorenz. A él se unen Niko Tinbergen autor de un genial libro, El estudio del instinto (1951), y Karl Ritter von Frisch que llega a descifrar el lenguaje de las abejas. Siguen la línea de la Concepción vitalista, rechazan las leyes aplicadas de la Mecánica de la escuela americana y dan pié a la comprensión y estudio de muchos actos instintivos. Además de la filogenia se fijan en el desarrollo de los patrones ontogénicos conductuales.

Este grupo se autodefinió como etólogos y la polémica, entre ambas corrientes, originó tantas tensiones que, a final de la Segunda Guerra Mundial, llamar a alguien por este nombre era como dudar de la objetividad de sus experimentos y de su formación intelectual. Los etólogos, por otro lado, llegaron a definir a los sicólogos como individuos de batas blancas especialistas en ratas de laboratorio.

La diferencia entre ambas escuelas estribaba en el enfoque de su disciplina. Mientras los etólogos trabajaban con una amplia gama de animales en libertad, en condiciones naturales y respetando su medio, los sicólogos estaban interesados casi exclusivamente en el aprendizaje.

Superado el enfrentamiento de corrientes, el enfoque etológico que pretende relacionar la conducta de un animal con su medio natural, ha sido adoptado por investigadores pertenecientes a todos los campos.

La Etología moderna está sólidamente asentada en los principios de la Selección natural Darwiniana:

1.- En todas las especies hay individuos que difieren entre sí. (Variación).

2.- Parte de esa variación es heredable.

3.- Los individuos de todas las especies tienen una enorme capacidad reproductora. Si solo el 20% de los que nacen llegan a reproducirse, y la población es estable, se entiende que hay una gran competencia y solo los más aptos, llegarán a reproducirse.

4.- Las variaciones serán unas más exitosas que otras.

5.- Como consecuencia de la Selección Natural los individuos siempre estarán adaptados y en proceso de evolución.


Para llegar a aceptar la teoría de la Evolución han debido superarse otras relativas a la historia de la vida en nuestro planeta y al desarrollo de los seres vivos.

Resumiendo las podíamos dividir en tres:

1.- TEORíA DE LA CREACIóN SEPARADA

Lyell (1830): Cada especie siempre tiene la forma inmutable y cada una ha sido creada por separado.


2.- TEORíA DEL TRANSFORMISMO

Lamark: Las especies nunca se extinguen. Cambian lentamente a formas más progresivas.


3.- EVOLUCIóN

EVOLUCIóN Darwin: Las especies no son Inmutables. La vida se originó Una sola vez. Hubo un solo antepasado.


Referencias:

Darwin, C. (1859): El origen de las especies. Alba Libros. S.L. Madrid. 1997.
Frisch, K.R.Von, (1976): The dance languaje and orientation of bees. Belknap, Cambrigde, Mass.
Lorenz, K. (1981): Fundamentos de Etología. Barcelona: Paidós, 1986
Manning A. Dawkins, M.S. (1992): An introduction to animal behaviour. Fourth Edition. Cambridge University Press.
Pozuelos, A. (2003): Etología del perro. Ateles. Madrid.
Pozuelos, A. et al. (2000): HUTA. B N. Aranda.
Ridley, M.(1985): The Problems of Evolution. Oxford University press.
Tinbergen, N. (1951): The Study of Instinct. Oxford University Press
Tinbergen, N. (1953): Social Behaviour in animals. Methuen. London.

 

 

 

 

D. Antonio Pozuelos J. de Cisneros