Adiestramiento canino en obediencia avanzada.

Cesar Guzmán  

 

Cuando hablamos de obediencia avanzada, nos estamos refiriendo al perfeccionamiento de los ejercicios trabajados en obediencia básica, ("junto", "sienta", "suelo", "quieto" y "aquí" ) bien sea en la forma, la distancia o el tiempo:

 

En el ejercicio de "junto", la cabeza del perro deberá ir asomando ligeramente de nuestra pierna izquierda y manteniendo un ligero contacto. Se introducirán rápidos cambios de ritmo y dirección , deberá realizarse sin correa y sin ningún tipo de collar. Además, el perro se sentará rápidamente al pararse el guía. Todos estos nuevos factores, que se introducen en este ejercicio para la obediencia avanzada, conseguirán que el perro esté mucho más pendiente y concentrado en lo que hace su dueño.

 

En el ejercicio de "sienta", tendremos muy en cuenta la posición relativa al guía, además se introducen ahora los factores distancia, y velocidad de ejecución, es decir, el perro estando ahora en libertad, al oir la orden "sienta" debe sentarse en el lugar donde se encuentre, lo más rápidamente posible. Estos ejercicios propician que el perro siempre esté alerta, ya que incluso en libertad, su dueño puede pedirle que realice un ejercicio con diligencia.

 

En el ejercicio de "suelo" introduciremos los factores distancia y velocidad de ejecución, debiendo el perro, al oir la orden "suelo", tumbarse rápidamente donde esté en ese momento.

 

En el ejercicio de "quieto" para obediencia avanzada el perro deberá aprender a esperar periodos prolongados de tiempo donde se le indique en la posición de "suelo" y en ausencia del guía. En este ejercicio el perro aprenderá que aunque su dueño se ausente un buen rato siempre volverá, y esperará encontrarlo en el mismo sitio donde lo dejó, y cumpliendo con la orden que le dió.

 

En el ejercicio de "aquí", el perro deberá mejorar la velocidad y la forma, es decir, deberá dejar de venir al "trote" para venir al "galope", y a su llegada a deberá sentarse bien frente a nosotros, o a nuestro lado en posición de "junto". En cualquier caso el perro deberá aprender que el ejercicio está correcto cuando una vez sentado, entra en contacto físico con el guía.

 

Además de estos ejercicios se podrá considerar cualquier otro, que se encuentre dentro del ámbito de la obediencia, y contribuyan a poder dirigir y controlar con mayor precisión al perro sin correa.

 

 

Un Cordial Saludo

César Guzmán.